miércoles, 19 de septiembre de 2018

Tesoro de la lengua castellana (I)

«AYO.  El  que  tiene  a  su  cuenta  la  criança  del  príncipe  o  hijo  de  señor  o  persona  noble.

Cosa muy  notoria  es,  y  celebrada,  lo  que  Filipo,  rey  de  Macedonia,  escrivió  a  Aristóteles  el  día  mesmo  que  le  nació  su  hijo  Alexandro;  pues  se  tuvo  por  dichoso,  no  tanto  por  averle  nacido  el  hijo,  como  por  tener  en  su  reyno  un  varón  como  él  a  quien  entregarle».

Tesoro  de  la  lengua  castellana  o  española,  Sebastián  de  Cobarruvias,  Ediciones  Turner,  Madrid,  1977.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Mis memorias y (V)

   «—El  humor  es  un  capricho,  un  lujo,  una  pluma  de  perdiz  que  se  pone  uno  en  el  sombrero;  un  modo  de  pasar  el  tiempo.  El  humor  verdadero  no  se  propone  enseñar  o  corregir,  porque  no  es  esta  su  misión.  Lo  único  que  pretende  el  humor  es  que,  por  un  instante,  nos  salgamos  de  nosotros  mismos,  nos  marchemos  de  puntillas  a  unos  veinte  metros  y  demos  una  vuelta  a  nuestro  alrededor  contemplándonos  por  un  lado  y  por  otro,  por  detrás  y  por  delante,  como  ante  los  tres  espejos  de  una  sastrería  y  descubramos  nuevos  rasgos  y  perfiles  que  no  nos  conocíamos.  El  humor  es  verle  la  trampa  a  todo,  darse  cuenta  de  por  dónde  cojean  las  cosas;  comprender  que  todo  tiene  un  revés,  que  todas  las  cosas  pueden  ser  de  otra  manera,  sin  querer  por  ello  que  dejen  de  ser  tal  como  son,  porque  esto  es  pecado  y  pedantería.  El  humorismo  es  lo  más  limpio  de  intenciones,  el  juego  más  inofensivo,  lo  mejor  para  pasar  las  tardes.  Es  como  un  sueño  inverosímil  que  al  fin  se  ve  realizado».

Mis  memorias,  Miguel  Mihura,  Temas  de  hoy,  Madrid,  2003.

jueves, 6 de septiembre de 2018

Mis memorias (IV)

   «Aquí  lo  bueno  sería  publicar  un  periódico  que  se  llamase  La  Codorniz,  para  que  estos  señores  se  dejasen  ya  de  tanta  tontería  y  emprendieran  una  nueva  vida,  seria  y  austera  si  es  preciso,  pero  adornada  con  sonrisas,  con  pájaros  y  con  flores.  Cada  vez  es  más  necesario  terminar  con  este  mal  humor  constante;  con  este  genio  de  mil  demonios;  hay  que  hacer  ver  a  la  gente  que  la  vida  no  es  tan  desagradable  como  parece  y  que  si  lo  es,  la  mejor  postura  es  hacerse  el  tonto.  Hay  que  procurar  que  estos  señores  inventen  otra  clase  de  distracciones  que  no  sean  adulterios,  ni  duelos,  ni  Casinos,  y  tengan  para  todo  una  frase  de  comprensión,  una  sonrisa,  un  gesto  amable  y  una  disculpa».

Mis  memorias,  Miguel  Mihura,  Temas  de  hoy,  Madrid,  2003.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Mis memorias (III)

   «En  el  campo,  yo  también  me  puse  muy  triste.  Tan  triste  que  no  tuve  más  remedio  que  hacerme  humorista.  Y,  de  nuevo  en  Madrid,  empecé  a  trabajar  como  dibujante  y  escritor  en  varios  diarios  y  revistas.  Publiqué  cuentos,  artículos,  crónicas  y  caricaturas.  Me  reí  del  mundo  entero  ya  que  me  daba  vergüenza  llorar.  Estrené  comedias  y  zarzuelas.  Tuve  éxitos  y  también  fracasos».

Mis  memorias,  Miguel  Mihura,  Temas  de  hoy,  Madrid,  2003.

martes, 4 de septiembre de 2018

Mis memorias (II)

«Yo  estaba  en  esa  edad  intermedia  en  que  acababa  de  dejar  al  ama  de  cría  y  empezaba  a  salir  solo  a  la  calle,  y  no  sabía  con  seguridad  si  era  un  hombre  o  un  perro».

«Él  solo  estaba  quieto:  quieto  y  solo».  (Poetas,  haced  un  endecasílabo  mejor  que  este).

«Era  inútil  que  a  veces  se  disfrazase  de  holandesa,  o  de  muchacha  gallega,  o  de  dominó».

Mis  memorias,  Miguel  Mihura,  Temas  de  hoy,  Madrid,  2003.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Mis memorias (I)

   «El  padre  de  mi  tatarabuelo,  que  naturalmente  era  más  viejo,  y  había  conocido  una  época  de  mayor  abundancia,  tenía  dos  cuerpos  en  lugar  de  uno,  y  con  ellos  podía  ir  a  dos  sitios  distintos  a  la  vez  y  tener  dos  profesiones  diferentes.  Además  de  pastor,  era  buzo,  y,  al  mismo  tiempo  que  cuidaba  ovejas  en  Castilla,  estaba  en  Vigo,  metido  en  el  agua,  buscando  un  tesoro.
   Y  el  abuelo  de  mi  tatarabuelo,  que  era  más  viejo  todavía,  y  sus  tiempos  eran  aún  más  abundantes,  estaba  constituido  por  cinco  cuerpos,  todos  independientes,  y  uno  de  ellos  con  forma  de  caballo,  que  él  utilizaba  cuando  tenía  que  ir  corriendo  a  la  oficina  para  no  llegar  tarde.
   —¿Es  usted  un  caballo,  o  es  usted  don  Arquímedes  Mihura?  —le  preguntaba  el  portero  antes  de  dejarle  entrar.
   —Soy  don  Arquímedes  —respondía  el  abuelo  de  mi  tatarabuelo.
   —¡Ah!  Entonces,  entre  —autorizaba  el  portero  dándole  un  terrón  de  azúcar.
   Y  él  entraba,  se  sentaba  ante  una  mesa  y  se  ponía  a  trabajar».

Mis  memorias,  Miguel  Mihura,  Temas  de  hoy,  Madrid,  2003.

viernes, 31 de agosto de 2018

Un poema de Berta García Faet*

ABRAZARSE,  ESCONDERSE,  ZAMBULLIRSE

«Abrazarse  a  un  ramo  de  flores
Esconderse  detrás  de  un  árbol
Zambullirse  en
un  lago  del
2007
Dormir  junto  a  un  cadáver
Chupar  niebla

Dormir  junto  a  un  cadáver,  chupé
niebla
El  cadáver  pronunciaba  con
un  acento  parco  y  mucha
prisa  y
concentración  muchos
tangos  y
logogrifos

Por  ejemplo,  dormí
junto  a  un  cadáver,  chupé
niebla
Más  o  menos  así  funciona  el  mecanismo  de  la 
evocación

Mi  nuca  viajando  por  el  mundo:  volumétrica  borrascas  como  una  fresa
expresionista  y  abstracta
y  titilante
Imagino  mi  nuca
viajando  por  el  mundo:  un  brinco  de
almohadas
zambulléndose
Me  abracé  a  un  ramo  de  flores,  me  escondí  detrás  de  un  árbol  mal  alimentado
o  estelar  o  disyuntivo
(versus  pacífico)
Dormí  junto  a  un  cadáver,  chupé  niebla,  hace  un  tiempo
Me  desmayé
volumétricamente,  irrumpió
mi  tórax  en  el  mundo,  que  viajaba
muy  viajando
alrededor  de

como  una  fresa
alrededor  de  la  ley  de  la
gravedad  que,  hace  un  tiempo,
era un  lugar
seguro  y
hacía  un  tiempo
maravilloso
Me  abracé  a  un  ramo  de  flores  que  alguien  me regaló  hace  250
borrones  de 
típex
Usé  el  gerundio  y  viajando  y  viajando
mi  nuca  y  explotó
algo  dentro  de
algo

Creo  que  hablo  de  las  cosas  que  quiero  hacer  antes  de  morir

El  vuelo  de  las  faldas
de  las  montañas
La  belleza  del  gitano  pelirrojo
El  petirrojo
La  circulación  de  su  sangre  pelirroja
como  enigma

a)  La  belleza  de  la  muchacha  pelirroja
                                           b)  La  circulación  de  su  sangre  pelirroja  como  un  enigma  o  un  secreto;  creo  
que  hablo
    de  las  cosas  que  quiero  aprenderme  de  memoria  antes  de  emprender                                        
c)  la  mecha,  antes  de  prender
                                                        d) el  mechón
                                                        e)  la  prenda
                                                         interior
 
El  blanco  y  el  negro  aglutinan  perfiles  y  perfiles
de  labios  y  de  extemporáneo  moaré
e  interioristas
cielos

¿Por  qué  no  son  lo  mismo,  el  árbol
y  el  enagua?

El  vuelo  de  las  faldas
Las  enaguas  del  océano
Microsurcos,  microclimas,  a  ras
del  tejado
cae  la  lluvia

Ver  fotos  de  gente  muerta  en  Wikipedia

Breviario  de  la  destrucción de  las  Indias
1492

Me  conmuevo
Este  poema  no  exagera  ni  salva
vidas
ni  aporta  nada  interesante  por  lo  que  atañe  a
la  teología  del  Nuevo  Mundo  o  la
felicidad  de  los  esclavos

Escribí  algo  que  explotó  dentro  de
algo
sobre  Bartolomé  de  las  Casas  y
Juan  Ginés  de  Sepúlveda  y
determinados  cadáveres
bastante  polémicos

Abrazarse  a  un  ramo  de  flores
que  arde  como  una  zarza
bíblica
Bíblicamente
dormir  junto  a  un  cadáver  (el  sueño  es  el  cadáver  y  sueño
junto  al  cadáver  del  propio
sueño  que  es
sueño  y  cadáver  que  son
bíblicamente
tantos  sueños)
Chupar  niebla
polémica
Volar 
lentamente  muy  extremadamente  muy
lentamente
Lenta  lenteja  de  la  memoria
polémica

Moras  y  zarzamoras

El  zarpazo

Comenzar  el  viaje  (zarpar)  y  comenzar  la
herida  (zarpar)
y  zambullirse

Podría  continuar  pero  voy  a  parar
en  este  mismo  momento

Esta  aliteración  comienza  a  resultar
peligrosa

Podrían  encajar  las  palabras  y  el  mundo  y  eso  resultaría
muy  desconcertante

En  este  mismo  momento
podría  continuar  pero  voy  a  parar

*Fuente:  Oculta  Lit.  Revista  de  Literatura.  Número  2.  Mayo  de  2018.