miércoles, 24 de octubre de 2018

Tesoro de la lengua castellana (VI)

«CAMPANA.  Suetonio  la  llama  tintinabulo.  En  Alemania,  en  el  monesterio  Bodkense  que  edificó  San  Meinulpho,  ay  una  campana,  a  la  qual  tienen  en  grande  veneración,  porque  siempre  que  alguna  de  las  religiosas  avía  de  morir,  días  antes  se  tañía  de  suyo,  sin  que  persona  la  moviesse».

"Si  quieres  que  te  siga  el  can,  dale  pan".

"Debaxo  de  mala  capa  ay  buen  bebedor";  suelen  algunos  hombres,  humildes  y  no  conocidos,  ser  más  de  letras  y  capacidad  que  los  que  están  en  grandes  lugares,  con  opinión  de  muy  letrados».

Tesoro  de  la  lengua  castellana  o  española,  Sebastián  de  Cobarruvias,  Ediciones  Turner,  Madrid,  1977.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Tesoro de la lengua castellana (V)

«BELILLA.  Un  lugar  del  reyno  de  Aragón,  donde  ay  una  campana  que  dizen  averse  tañido  de  suyo  en  ocasiones  de  sucesos  notables».

«"Cabra  coja,  no  quiere  siesta";  el  que  tiene  poco  caudal  de  ingenio  no  se  deve  descuidar  en  sus  estudios,  porque  le  dexarán  atrás  sus  condiscípulos  y  le  será  afrenta  y  mengua».

Tesoro  de  la  lengua  castellana  o  española,  Sebastián  de  Cobarruvias,  Ediciones  Turner,  Madrid,  1977.

miércoles, 10 de octubre de 2018

Tesoro de la lengua castellana (IV)

«Con  ninguna  cosa  se  apoya  tanto  nuestra  lengua  como  con  lo  que  usaron  nuestros  pasados  y  esto  se  conserva  en  los  refranes,  en  los  romances  viejos  y  en  los  cantarcillos  triviales,  y  assí  no  se  han  de  menospreciar,  sino  venerarse  por  su  antigüedad  y  sencillez;  por  esso  yo  no  me  desdeño  de  alegarlos,  antes  hago  mucha  fuerça  en  ellos  para  provar  mi  intención».

"El  enfermo  que  es  de  vida,  el  agua  le  es  medicina".

Tesoro  de  la  lengua  castellana  o  española,  Sebastián  de  Cobarruvias,  Ediciones  Turner,  Madrid,  1977.

viernes, 5 de octubre de 2018

La sintaxis soy yo*

 
«Tus  brazos  abiertos  por  los  perros  amarillos,
tantas  hachas  y  un  solo  mar,
tantas  y  un  mar  tan  solamente
para  cubrir  tu  cuerpo
y  ver  que  el  cielo  es  un  granizo  sin  piedad
acribillando  desde  las  barandas.
 
Cuéntate  los  dedos,  cuéntalos  antes
que  los  peces  se  demoren  en  tu  boca
y  sea  tu  corazón  una  esquina  de  diario
devorada  por  los  perros  y  los  perros  y  los  perros.
 
Porque  el  mar  es  un  solo  perro  confundido
y  el  cielo  es  un  solo  perro  solitario
y  los  perros  lamiendo  tu  postura  sin  receso
se  levantan  transparentes
hacia  un  fondo  y  un  espanto  y  olas  blancas.
 
Y  olas  blancas».

   *El  título  y  el  texto  están  dentro  de  este  libro:  Yo  quisiera  llover,  Fernando  Aramburu,  Demipage,  Madrid,  2010.

miércoles, 3 de octubre de 2018

Tesoro de la lengua castellana (III)

«AMANECER.  Del  adverbio  mane,  vale  esclarecer  el  día.  Proverbio:  "Por  mucho  madrugar  no  amanece  más  aína",  dízese  de  los  que  antes  de  sazón  y  tiempo  se  adelantan  a  solicitar  alguna  cosa,  con  que  ordinariamente  se  suelen  hazer  odiosos;  y  por  essa  mesma  razón  no  alcançan  lo  que  pretenden».

Tesoro  de  la  lengua  castellana  o  española,  Sebastián  de  Cobarruvias,  Ediciones  Turner,  Madrid,  1977.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Tesoro de la lengua castellana (II)

«ALCALÁ  DE  HENARES.  Dicha  assí  por  el  río  que passa  cerca  della;  por  otro  nombre  se  dixo  Complutum.  En  el  año  de  mil  y  quatrocientos  y  noventa  y  nueve,  el  arçobispo  don  fray  Francisco  Ximénez  fundó  la  Universidad  al  modo  y  traça  de  la  de  París,  y  truxo  a  ella  hombres  doctíssimos  en  todas  facultades,  con  grandes  partidos  y  salarios».

Tesoro  de  la  lengua  castellana  o  española,  Sebastián  de  Cobarruvias,  Ediciones  Turner,  Madrid,  1977.

sábado, 22 de septiembre de 2018

Entrevista a Rubén Darío*

"Mi  sueño  era  escribir  en  lengua  francesa".

   Félix  Rubén  García  Sarmiento,  más  conocido  como  Rubén  Darío,  viajó  multitud  de  veces  por  Hispanoamérica  y  Europa,  lo  que  le  facilitó  su  papel  como  difusor  del  Modernismo.

   En  la  actualidad  se  le  considera  el  mayor  representante  del  Modernismo  de  habla  hispana.  Hoy,  20  de  septiembre  de  1905,  hemos  tenido  el  honor  de  tener  un  pequeño  pero  intenso  cruce  de  palabras  con  él,  teniendo  como  excusa  la  presentación  de  su  nuevo  poemario:  Cantos  de  vida  y  esperanza.

   Hace  unas  semanas  nos  citamos  en  el  emblemático  Café  Comercial  a  las  ocho  de  la  tarde  para  evitar  la  hora  punta  de  la  cafetería.  Rubén  Darío  llega  puntual  con  su  característica  elegancia.

   Con  más  de  veinte  años  al  son  de  la  poesía,  el  escritor  nicaragüense  acaba  de  publicar  su  nueva  obra,  Cantos  de  vida  y  esperanza,  tras  nueve  años  de  silencio.  Una  obra  en  la  que  aboga  por  la  unión  de  los  pueblos  americanos.

   El  autor  nacido  en  1867  nos  explica  que  su  nueva  obra  es  más  sobria,  más  intimista  y  más  reflexiva  que  sus  obras  anteriores.  A  pesar  de  esto  insiste  en  que  su  estilo  sigue  siendo  el  mismo  de  siempre.

   Al  preguntarle  qué  sentimiento  le  produce  la  poesía,  Rubén  adopta  una  postura  típica  de  Verlaine  y  responde  que  ante  todo,  música,  y  nos  muestra  ejemplos  de  sus  distintas  obras  en  las  que  se  ve  su  afán  por  adaptar  los  ritmos  de  la  poesía  grecolatina  al  verso  castellano.

   El  veterano  autor,  amante  de  la  cultura  francesa,  en  la  que  siempre  se  ha  fijado,  termina  la  entrevista  mencionándonos  un  sueño  no  cumplido:  "Mi  sueño  era  escribir  en  lengua  francesa".

*Trabajo  realizado  por  un  alumno  de  segundo  de  bachillerato.