lunes, 25 de septiembre de 2017

Los niños nos enseñan a nosotros*

«Para  mí  educar  es,  en  todo  caso,  permitir  que  el  niño  encuentre  su  propio  camino.  Darle  la  oportunidad  de  desarrollar  sus  capacidades,  aptitudes  y  aficiones.  Y  sobre  todo  tener  siempre  presente  la  primera  exigencia  educativa:  el  niño  tiene  que  ser  feliz».

«Un  niño  es  un  inventor  de  palabras  y,  a  la  vez,  un  inventor  del  mundo.  Porque  las  cosas  existen  de  verdad  cuando  tienen  un  nombre.  Los  cuentos  son  una  crónica  de  esa  invención  del  mundo  y  de  los  nombres  de  las  cosas  que  lo  habitan.  Al  niño  le  gustan  los  cuentos  fantásticos,  pero  sobre  todo  los  cuentos  realistas,  lo  que  es  posible,  lo  que  le  puede  suceder  a  él  añadiendo  buenas  dosis  de  imaginación.  En  los  primeros  cuentos  para  el  Ignacio  de  tres,  cuatro  o  cinco  años  yo  creaba,  con  su  ayuda,  el  mundo».

«Mis  deseos  de  inmortalidad  terminan  en  mi  nieto.  En  sus  células  que  han  nacido  con  mi  correspondiente  aportación.  Una  aportación  que  se  muestra  en  una  cierta  manera  de  mirar  —¿también  de  ver?—  que  me  pertenece.  En  su  educación  rica  y  libre  en  la  que  he  colaborado.  En  los  buenos  recuerdos  de  nuestra  vida  juntos  que  le  acompañarán  siempre.  La  inmortalidad  está  también  en  un  montón  de  libros  que  su  abuelo  escribió  sin  conocerle,  para  él,  y  los  que  yo  escribí  sabiendo  que  le  pertenecen  para  siempre».

*Confesiones  de  una  abuela,  Josefina  Aldecoa,  Temas  de  hoy,  Madrid,  2005.

viernes, 22 de septiembre de 2017

   «"¿No  es  cierto?"

   Levanté  la  cabeza  y  le  eché  una  mirada.  Dejé  el  pequeño  destornillador  que  sostenía  en  la  mano,  me  puse  de  pie,  me  tiré  el  pantalón  un  poco  hacia  arriba  y  le  dije  en  un  tono  que  a  mí  mismo  me  resultó  desconocido:
  
   "No  sé  si  en  su  pregunta  hay  lugar  para  que  exponga  brevemente  un  humilde  punto  de  vista.  Si  uno  no  es  especialmente  propenso  a  buscarle  el  pelo  al  huevo,  si  no  es  de  esas  personas  que  tienen  que  llegar  a  la  raíz  de  cada  cosa,  si  uno  puede  aprender  a  cerrar  de  vez  en  cuando  los  ojos  y  olvidar  la  manía  de  quejarse  de  todo  y  de  todos,  de  golpe  uno  puede  descubrir  que  la  vida  en  realidad,  es  una  cosa  muy  bella.  ¿No  es  cierto?"»

El  invisible,  Ge  Fei,  Adriana  Hidalgo  editora,  Buenos  Aires,  2016. 

Traducción  de  Miguel  Ángel  Petrecca.

lunes, 18 de septiembre de 2017

«CONCHA.—Quisiera  ser como  tú.

PALOMA.—  No  digas  eso.  (Con  fe).  Dentro  de  cada  una  de  nosotras  hay  algo  que  es  muy  fuerte.  Algo,  Concha,  que  si  sabemos  sacarlo  a  flote  nada  ni  nadie  puede  con  ello.  Mira  a  tu  alrededor:  penas,  alegrías;  gente  que  se  alza  y  gente  que  se  hunde.  Pero  siempre  la  vida  en  pie».

La  pechuga  de  la  sardina,  Lauro  Olmo.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

«Te  descubriré  lo  que  tú  puedes  darte  a  ti  mismo  sin  ayuda  de  nadie:  sin  duda,  el  único  sendero  de  una  vida  apacible  discurre  a  través  de  la  virtud».

Sátiras,  Juvenal,  Ediciones  Clásicas,  Madrid,  2001.

Traducción  de  Salvador  Villegas  Guillén.

martes, 5 de septiembre de 2017

«Fue  entonces,  creo,  sí,  fue  entonces,  después  de  aquella  breve  conversación  en  la  cocina,  cuando  comprendí  de  un  modo  práctico  lo  que  seguramente  ya  venía  sospechando  de  un  modo  teórico:  que  los  adultos  eran  niños  también,  que  eran  personas  muy  desamparadas,  que  hacían  frente  a  los  ataques  de  la  realidad,  más  que  como  debían,  como  podían. Y  que  luego  se  las  arreglaban  para  transformar  lo  que  podían  hacer  en  lo  que  debían  hacer.  Los  adultos  estaban  también  llenos  de  pánico,  de  un  pánico  que  quizá  habían  aprendido  a  disimular,  pero  que  una  mirada  como  la  mía  detectaba  sin  problemas  en  la  suya».

«Para  no  mearme  en  la  cama,  continúo  escribiendo  mi  historia  criminal.  Mejor  dicho,  la  escribo,  la  rompo,  y  vuelvo  a  escribirla,  pues  cuando  lleno  un  cuaderno,  lo  destruyo  por  miedo  a  ser  descubierto  y  vuelvo  a  comenzarla  en  otro  que  también  destruiré».

Mi  verdadera  historia,  Juan  José  Millás,  Seix  Barral,  Barcelona,  2017.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Aquí  baix  fins  els  Déus  són  infeliços!

Aquí  abajo  hasta  los  dioses  son  infelices.


Veig  flores  i  pensó  en  tu.

Veo  flores  y  pienso  en  ti.


El  cor  s'esplaia  com  una  cascada.

El  corazón  se  solaza  como  una  cascada.


Valdría  més  callar,
que  tots  calléssim.

Más  valdría  callar,
que  todos  callásemos.


Ara  callaría.
Però  encara  no.

Ahora  callaría.
Pero  todavía no.


Vacances  pagades  /  Vacaciones  pagadas,  Pere  Quart,  Ediciones  del  Mall,  Barcelona,  1985.

Traducción  de  José  Batlló.

martes, 29 de agosto de 2017

Una oveja negra al poder y (III)

  «Llora  cuando  habla  de  su  historia  más  íntima.  También  se  emociona,  hasta  enrojecer  su  mirada,  cuando  se  entera  de  que  el  jardinero  de  la  Embajada  uruguaya  en  España  tiene  guardado  en  el  teléfono  celular  su  discurso  en  la  cumbre  Río+20  y  lo  escucha  cada  vez  que  quiere  sentirse  bien.  "Por  lo  menos  sirvo  para  algo",  dice  con  la  voz  quebrada».

Una  oveja  negra  al  poder.  Pepe  Mujica,  la  política  de  la  gente,  Andrés  Danza  y  Ernesto  Tulbovitz,  Debate,  Barcelona,  2015.