sábado, 17 de junio de 2017

Aquí viene algo más / que es mayor que los sueños*

«El  mar  de  octubre  brilla  frío
con  su  aleta  dorsal  de  espejismos.

Nada  queda  que  recuerde
el  blanco  vértigo  de  las  regatas.

Una  luz  ambarina  sobre  el  pueblo.
Y  todos  los  sonidos  huyendo,  lentos.

El  jeroglífico  del  ladrido  de  un  perro
pintado  en  el  aire  sobre  el  jardín

donde  la  fruta  amarilla  engaña
al  árbol  y  se  deja  caer».

*El  título  y  el  texto  se  pueden  leer  en  El  cielo  a  medio  hacer,  Tomas  Tranströmer,  Nórdica  Libros,  Madrid,  2010.

Traducción  de  Roberto  Mascaró.


sábado, 10 de junio de 2017

Les skis c'est comme si on marchait sur un peau d'orange*

«—Et  tu  ne  regardais  que  cela  à  la  télévision?

—Oh  non.  "C'est  mon  choix",  "Questions  pour  un  champion"  "Ça  c'est  discute",  "Tapis  rouge",  "Qui  veut  gagner  des  millions,  tout  ça,  quoi».

«Tu  m'as  l'air  d'être  un  bon  garçon,  mon  petit,  plein  d'optimisme.  C'est  important  dans  la  vie.  Surtout  dans  la  tienne,  ça  t'aidera».

«C'est  rigolo de  marcher  sur  la  neige:  on  laisse  un  souvenir  avec  nos  pas».

*El  título  y  los  tres  párrafos  están  en  Autobiographie  d'une  courgette,  Gilles  Paris,  Éditions  Flammarion,  París,  2016.

https://vimeo.com/84462144?ref=em-share-v

sábado, 3 de junio de 2017

En lo que trata de arruinarnos, crece nuestro tesoro*

«Lo  que  mantengo  no  es  un  diario,  es  un  fuego  que  alumbro  en  la  oscuridad.  No  es  un  fuego  que  alumbro  en  la  oscuridad,  es  un  animal  que  alimento.  No  es  un  animal  que  alimento,  es  la  sangre  que  escucho  en  mis  sienes,  latiendo  —como  un  postigo  asilvestrado  contra  la  pared  de  una  casita».

«Tengo  cuarenta  y  cinco  años,  el  paso  de  una  mujer  en  mi  vida  me  deslumbró,  me derribó  o  mejor  me  puso  en  mi  sitio,  un  paso  lleno  de  esplendor  y  finura,  como  el  viento  cuando  golpea  los  pétalos  de  una  rosa.  Hoy  el  viento  ya  no  pasa,  el  viento  está  bajo  tierra  desde  hace  trece  meses  y  mi  corazón  sigue  floreciendo.  En  mi  sangre,  las  mismas  rosas,  es  decir,  no  exactamente  las  mismas,  son  de  un  rojo  más  oscuro,  más  afirmado,  no  digo:  de  un  rojo  más  negro.  Tengo  cuarenta  y  cinco  años  y  tengo  ganas  de  vivir  y  a  veces  estas  ganas  palidecen  y  se  alejan  un  poco,  pero  si  una  nadería  me  mata,  menos  que  nada  me  resucita,  y  las  ganas  plenas  de  vivir  me  llegaron  esta  mañana  con  el  canto  de  los  radiadores  fríos,  simplemente  por  eso,  por  eso  creo  que  nunca  me  perderé,  incluso  cuando  lo  este  de  nuevo.  Este  es  mi  autorretrato  del  miércoles  4  de  septiembre  de  1996,  mañana  habrá  cambiado  y  tal  vez  ya  esta  noche.  Lo  escribí  para  que  vosotros  escribáis  el  vuestro  a  vuestro  modo,  poniéndole  la  fecha  y  dándoselo  después  a  alguien  a  quien  améis».

«Todas  las  técnicas  modernas  para  comunicar  a  los  individuos  unos  con  otros  apuntan  a  una  sola  cosa:  reducir  al  máximo  el  intervalo  entre  un  deseo  y  su  realización».

*El  título  y  los  párrafos  se  pueden  leer  en  Autorretrato  con  radiador,  Christian  Bobin,  Árdora,  Madrid,  2016.

Traducción de  José  Areán.

sábado, 27 de mayo de 2017

Cuando alguien se va todo lo que hicimos regresa*

Tink  un  bloj  no  va  a  firmar  nada  en  la  Feria  del  Libro  de  Madrid.  Eso  sí,  ha  seleccionado  un  texto  que  quizá  pudiera  gustaros.  Está  dentro  de  un  libro  sorprendente. 

«Todas  las  casas  con  las  que  sueño  son  lejanas,
lejana  es  la  voz  de  mi  madre
llamándome  a  cenar,  mientras  yo  corro  a  los  trigales.

Estamos  lejos  como  una  pelota  que  ha  fallado  el  tiro
y  se  va  hacia  el  cielo,  vivimos
como  termómetros  que  se  necesitan  solo  cuando
los  vamos  a  mirar.

La  realidad  lejana  me  examina  a  diario
como  un  pasajero  desconocido  que  me  despierta  en  medio  del  camino
preguntando:  ¿Es  este  el  autobús?
y  yo  le  digo:  ,  pero  quiero  decir:  No  sé.
No  sé  dónde  están  las  ciudades  de  tus  abuelos
que  pretenden  negar  todos  los  males  conocidos
tanto  como  los  remedios  a  base  de  paciencia.

Sueño  con  una  casa  en  la  colina  de  nuestros  deseos,
para  ver  cómo  las  olas  del  mar  van  dibujando
el  cardiograma  de  nuestras  caídas  y  amores,
cómo  la  gente cree  para  no  hundirse
y  cómo  camina  para  no  ser  olvidada.

Lejanas  son  todas  las  cabañas  en  las  que  nos  escondimos  de  la  lluvia
y  del  dolor  de  las  ciervas  muriéndose  ante  cazadores
mucho  más  solitarios  que  hambrientos.
El  instante  lejano  me  pregunta  a  diario:
¿Es  esa  la  ventana?  ¿Es  esa  la  vida?  y  yo  le  digo:
,  pero  en  realidad:  No  sé;  no  sé  cuándo
van  a  hablar  los  pájaros  sin  pronunciar  un  cielo».

*El  título  y  el  texto  pertenecen  a  Lo  que  dijimos  nos  persigue,  Nikola  Madzirov, Pre-Textos,  Valencia,  2013.

Traducción  de  Yolanda  Castaño  y  Marija  Petrovska.

sábado, 13 de mayo de 2017

Ma nouvelle langue est le silence*

«Heureusement,  il  y  a  la  musique».

«Je  constate  un  phénomène  qui  se  répétera  à  différentes  étapes  de  ma  vie:  quand  on  s'active  trop  longtemps  dans  la  même  discipline,  on  finit  par  chuter.  Il  faut  en  avoir  conscience  et  s'arrêter  à  temps».

«Nous  connaissons  tous  des  musiciens  à  l'esprit  carriériste: leur  existence  s'apparente  à  une  courbe,  avec  un  point  de  départ  et  un  point  d'arrivée.  Dans  ce  cas,  la  carrière  ressemble  à  une  prison,  celle  de la  vanité  du  pouvoir.  Ce  qui  me  motive,  ce  n'est  pas  un  habit  d'académicien  mais  la  curiosité  d'esprit,  l'impromptu,  la  musique  dans  sa  richesse  et  sa  diversité.  Sans  oublier  le  plus  important,  c'est  à  dire  la  capacité  de  rester  un  éternel  débutant.  L'un  des  plus  beaux  moments  de  la  vie  est  celui  où  l'on  découvre,  où  l'on  apprend».

https://www.youtube.com/watch?v=ySveOvUxxt4

*Rien  n'est  grave  dans  les  aigus,  Michel  Legrand,  le  cherche  midi,  Paris,  2013.

martes, 9 de mayo de 2017

Nadie mide sus palabras ante una tortuga*

«PROFESOR.  Así  que  estuvo  allí.  También  irá  a  decirme  que  asistió  al  bombardeo  de  Guernica.

HARRIET.  Salgo  en  la  foto, bajo  el  caballo  desbocado.

PROFESOR.  Pero,  ¿de  dónde  se  ha  escapado  usted?  ¿Quién  demonios  es  usted?

HARRIET.  Soy  la  tortuga  de  Darwin.

PROFESOR.  ¿Qué?»


«BETI  (En  camisón).  No  puedo  dormir.  Tengo  la  angustia  de  los  jueves.

PROFESOR.  Pero  si  hoy  es  martes.

BETI.  Por  eso  me  angustia  más.»

«HARRIET.  Lo  primero  que  cambió  fue  su  lenguaje.  Ahí  empieza  siempre  todo,  en  las  palabras».

«HARRIET.  (A  la  grabadora).  La  primera  palabra  no  la  digo  hasta  los  ciento  treinta  años  de  edad,  pero  tres  meses  después  construyo  frases  gramaticalmente  correctas  con  sujeto,  verbo  y  predicado,  al  año  domino  el  pretérito  de  subjuntivo  y  en  1945  pronuncio  mi  primera  oración  en  voz  pasiva:  "Una  gran  bomba  ha  sido  arrojada  sobre  una  isla".

[...]

HARRIET.  Hay  unos  alemanes  buscando  judíos.  Yo  ya  he  estado  en  Auschwitz  y  sé  lo  que  eso  significa.  Veo  acercarse  a  un  crío.  Pienso:  "¡No!"  El  pensamiento  me  sale  por  la  boca:  "¡No!"  Qué  sorpresa,  sentir  que  la  palabra  pasa  de  la  mente  a  la  boca  y  de  la  boca  al  mundo:  "¡No!"  El  resto  brota  como  un  chorro:  "¡Ven!  ¡Métete  aquí!"  Escondo  al  niño  en  mi  caparazón.  Los  alemanes  solo  ven  una  tortuga».


El  título  y  los  distintos  fragmentos  pertenecen  a  La  tortuga  de  Darwin,  Juan  Mayorga,  Ñaque,  Ciudad  Real,  2008.