viernes, 3 de abril de 2020

Cuaderno de Coslada Central Park (IV)

Día  20  de  la  tragedia
Lunes  30  de  marzo

Esto  se  parece  más  a  un  mensaje  en  una  botella  lanzado  al  vacío.  Del  lado  de  acá  al  lado  de  allá.  Espero  que  no  dé  a  nadie.  Todo  podría  ser  que  fuera  una  botella  boomerang  y  volviera  derechita  a  mi  ojo  derecho.

Día  21  de  la  tragedia
Martes  31  de  marzo

Luz.  Interruptor.  Oscuridad.  Pijama.  Hostiazo.  Interruptor.  Luz.  Pijama.  Interruptor.  Oscuridad.  Dormir.  Pesadilla.  Grito.  Sed.  Despertador.  Grito.  Madrugada.  Insomnio.  Ensueño.  Agua.  ¿Calle?  ¡Imposible!  Terraza.  Frío.  Regreso.  Dormito.

Día  9389  de  la  tragedia
Miércoles  1  de  abril


*Verso  de  Gerardo  Diego.

Día  23  de  la  tragedia
Jueves  2  de  abril

Si  supiera  escribir  escribiría  un  libro  pequeño  que  pudiera  leerse  en  un  trayecto  en  tren  de  Alcalá  a  Atocha.  Metería  algún  colaj  como  el  de  arriba.  Y  le  pondría  de  título  "Te  hablo  de  cuando  éramos  serpientes".  Eso  en  el  caso  de  que  supiera  escribir.  Pediría  consejo  para  el  título.

Día  24  de  la  tragedia
Viernes  3  de  abril

¡Gracias,  Tarkus!  ¡Gracias,  crucigramistas  del  orbe!  Sin  ellos  las  horas  pasarían  de  otra  manera.  Se  lo  podrán  tomar  a  broma,  pero  mientras  haces  un  crucigrama  mantienes  una  lucha  con  las  horizontales  y  las  verticales  y  todo  lo  demás  no  existe.

viernes, 27 de marzo de 2020

Cuaderno de Coslada Central Park (III)

Día  13  de  la  tragedia.
Lunes  23  de  marzo.

Ejercicios  para  olvidarse  por  un momento de  esta  situación.  Primero, a  la  pata  coja del  sofá  a  la  cocina. Así,  muy  bien. Complicamos  el ejercicio.  Igual  pero  con los  ojos cerrados.  Ahora  de  espaldas. ¿Que  para  qué  sirve?

Día  14  de  la  tragedia.
Martes  24  de  marzo.

Ya  lo  he  dicho.  Para  olvidarse  de esta situación.
Hace  mucho  que  no  escribo  a  mano y hay  que  estirar  bien  los  dedos  igual  que se  estiran  las  piernas después  de  una película.

Día  15  de  la  tragedia.
Miércoles  25  de  marzo.

Ya  no  voy  corriendo  a  comprar  el pan donde  Seraphine,  pero  más  de una  vez  lo hice.  Por  gusto,  para tardar  menos,  y porque  así  se  hacía más  soportable  el  frío.  A  veces  eso era lo  mejor  del  día.

Día  16  de  la  tragedia.
Jueves  26  de  marzo.  

Salgo  a  la  terraza.  Alondra  de  verdad.  En la  plazoleta  de  los franciscanos  hay sonidos  que  antes nos  pasaban desapercibidos.  El  ritmo  del  barrio  se  ha congelado.  Hay concierto  de  palomas, mirlos  y  gorriones.  No  lo  hacen  nada  mal.

Día  17  de  la  tragedia.
Viernes  27  de  marzo.

Un  anciano  viudo  de  89  años  que vive  en una  residencia  teme  por  su vida.  Le pregunta  a  uno  de  los trabajadores  si corre  peligro  y  este  le dice  la  verdad. Ahora  vive  con  su hija.  Puede  leerse  en  El  País.

Don  Rafael  huyó  para  que  no  le llegara  su  hora.  Juan  Diego  Quesada.  25/03/2020.

sábado, 21 de marzo de 2020

Eterno sonetista, en paz descanse

   Leo  ayer  viernes  en  "Puerta  de Madrid"  que  ha  muerto  Luis  de  Blas el  12  de octubre.  Hoy  es  el  día  de  la poesía  y quisiera  dedicarle  unas líneas.

   A  veces  me  lo  encontraba comprando  en  Ahorramás,  solo  o  en compañía  de  su  mujer.  En  la biblioteca  de  Caja  Madrid  de  la  calle Libreros,  que  cerró  hace  algunos años,  había  textos  suyos  decorando una  columna.  Últimamente  tenía  el rincón  poético  de  Luis  de  Blas  en  un periódico  gratuito  de  la  ciudad  de Alcalá.

   No  nos  conocíamos,  pero  él  fue   miembro  del  jurado  del  XIII Certamen  de  jóvenes  creadores  de Alcalá  en  el  que  tuve  la  suerte  de quedar  en  segundo  lugar.  Y  estuvo presente  en  la  ceremonia  de  entrega de  premios,  celebrada  en  el  salón  de plenos  del  ayuntamiento.

   Descanse  en  paz.

viernes, 20 de marzo de 2020

Cuaderno de Coslada Central Park (II)

Día  7  de  la  tragedia
(Martes  17  de  marzo)

Ayer  no  pude  terminar  por  falta  de espacio.  Lo  que  decía  el  diccionario  era tajante,  a  pesar  de  que  no  es fácil traducir  de  una  lengua  a  otra: "déjate  de hostias  y  ponte  a  estudiar".  Voy.

Día  8  de  la  tragedia
(Miércoles  18  de  marzo)

Bajo  a  Terry.  Vivo  en  un  barrio  de guantes  abandonados.  Bajo  a  Terry.  Han puesto  la  última  pieza  del  puzle del amanecer.  Bajo  a  Terry.  Estamos  a  las puertas  del  centro  de  la  tierra.

Día  9  de  la  tragedia
(Jueves  19  de  marzo.  San  José)

2014,  Castillo de  San  Servando. Los fantasmas  me  prestan  "Cien años de soledad  sin  descanso".  Lo leo poco a poco. Y  entre  col  y  col  hago katas en el patio, con  unas  vistas  toledanísimas.

Día  10  de  la  tragedia
(Viernes  20  de  marzo)

Escucho  "Virus"  de  Héroes  del  Silencio.  Apago  la radio. "Contamíname" de Pedro Guerra.  Apago.  "Resistiré"  de  Las  Carlotas. Dejo  que suene  unas  cuantas  veces.  Dejo la  radio  encendida.

lunes, 16 de marzo de 2020

Cuaderno de Coslada Central Park (I)

Día  1  de  la  tragedia
(Miércoles  11  de  marzo)

Elaboro  materiales  para  los  alumnos.  Una de  las  tareas  consiste  en  hacer un  diario de  lunes  a  viernes  en  el  que  cuenten  lo que  quieran  con  la  única  condición  de  no  superar  las cinco  líneas  por  día.  Mañana  sigo.

Día  2  de  la  tragedia
(Jueves  12  de  marzo)

Me  levanto. Desayuno.  Luminosa mañana. Me  aseo  y  bajo  corriendo  las  escaleras. Casi  me  caigo,  menos  mal.  Me  he torcido un  poco  el tobillo.  Creía  que no  iba  a saber  hacer  un  diario,  pero  no  parece  tan  difícil.

Día  3  de  la  tragedia
(Viernes  13  de  marzo)

Hoy  no  cojo  el  tren.  Trabajo  a  media jornada  en  el  área  de  Academic Reinforcement  (R.  A.  en  sus  siglas  en español)  y  los  viernes  normalmente no acudo  al  centro.

Día  6  de  la  tragedia
(Lunes  16  de  marzo)

Imagino  que  voy  en  tren.  Hay  una pasajera  enfrente  de  mí  que  lleva  tatuado en  el  hombro  derecho  el  tema  67.  Voy  por  la  mitad   cuando  aparece  un carácter  chino.  Cojo  el  diccionario.

lunes, 9 de marzo de 2020

De  Verano  en  diciembre  a  Otoño  en  abril

(Del  Corral  de  Comedias  de  Alcalá  de  Henares  al  Teatro  Municipal  de  Coslada)

   La  Belloch  Teatro  en  Otoño  en  abril  continúa  la  historia  de  Verano  en  diciembre.  Son  los  mismos  personajes  (una  madre  y  sus  cuatro  hijas,  una  de  ellas  lejos  de  casa),  exceptuando  a  la  abuela  Martina,  fallecida  en  la  primera  obra.  Y  Noelia,  una  de  las  hermanas,  no  está  en  Argentina,  sino  en  la  India.  Otra  diferencia  es  que  Laura  Cortón  en  esta  ocasión  no  representa  a  Carmen,  sino  a  una  variada  gama  de  personajes,  dando  muestras  de  su  profesionalidad.  Pero  su  papel  que  más  me  ha  gustado  es  el  de  llanto  de  bebé.

   Ambas  obras  son  sobresalientes,  pero  en  mi  opinión  Verano  en  diciembre  es  mejor  gracias  a  la  actuación  de  la  actriz  que  interpreta  a  Martina.  Y  prueba  de  ello  es  que  la  homenajean  cuando  Paloma  pone  "Saber  y  ganar".

   ¿Se  puede  disfrutar  de  Otoño  en  abril  sin  haber  visto  Verano  en  diciembre?  Claro.  Pero  se  entiende  mejor  si  se  ven  las  dos.  Y  se  lo  pasa  uno  mejor.
  
   El  texto  de  Carolina  África  está  muy  bien  trazado  y  las  actuaciones  son  impecables.  Destaco  los  momentos  en  los  que  cada  personaje  está  en  una  situación  concreta  y  sus  parlamentos  se  desarrollan  en  torno  a  una  palabra  clave  (mancha,  por  ejemplo).  Esto  puede  verse  en  ambas  obras.  Y  también  hay  otro  procedimiento  parecido  que  me  recuerda  a  los  Poemas  encadenados  de  Pedro  Casariego.  Para  mí,  la  mejor  escena  sería  cuando  representan  el  sonido  de  la  lluvia  utilizando  sus  manos  y  sus  pies  como  instrumento.  No  hay  que  olvidar  que  la  música  está  muy  presente  en  la  obra.  Nos  acompaña  desde  antes  del  principio.

   Pero,  ¿de  qué  va  Otoño  en  abril?  Alicia  es  una  pintora  soltera  que  vive  en  la  sierra  de  Madrid,  pero  ahora  está  en  casa  de  su  madre  porque  va  a  dar  a  luz  a  una  niña  que  quiere  llamar  Marina.  El  padre  de  la  niña  está  casado.  A  Paloma,  hermana  de  Alicia,  le  gustaría  vivir  en  un  sitio  con  mar.  Al  final  la  criatura  se  llamará  Abril  porque  nace  el  uno  de  abril,  como  sugiere  Paloma  en  escena.  Por  otro  lado,  la  madre,  viuda,  cristiana  de  las  de  toda  la  vida,  se  siente  sola  y  quiere  lo  mejor  para  sus  hijas  (Alicia,  Carmen,  Paloma  y  Noelia),  pero  depende  mucho  de  Paloma.  Tanto  es  así  que  a  Alicia  la  llama  Paloma  en  las  dos  obras  objeto  de  esta  crítica  poco  especializada.  Y  luego  está  Carmen,  que  malcría  a  su  hija  Zoe  (que  ya  ha  crecido  respecto  a  la  primera  obra  y  va  a  karate).  y  no  tiene  clara  su  orientación  sexual  pese  a  llevar  casada  unos  cuantos  años  con  Fran.  "Yo  es  que  cuando  se  me  pasa  el  efecto  del  alcohol  me  vuelvo  heterosexual",  dice  para  justificarse.
 
   Todo  se  desmorona  para  la  madre  el  día  del  cumpleaños  de  Paloma.  Ella  recibe  unos  regalos  estupendos:  el  coche  de  su  hermana  Carmen,  un  piano  de  su  vecina  ("Nunca  es  tarde  para  empezar",  le  pone  en  la  tarjeta),  un  perro  de  peluche  de  su  madre  (ella  quería  uno  de  verdad)  y  un  cuadro  de  Alicia,  que  vemos  gracias  a  un  acierto  escenográfico  que  da  mucho  juego.

   Al  final,  Paloma,  a  la  que  trataban  de  tonta  en  Verano  en  diciembre,  ha  podido  volar.  Por  algo  no  quería  un  periquito.

jueves, 13 de febrero de 2020

«A  la  hora  del  recreo  voy  a  buscar  a  Don  Paco,  el  profesor  que  nos  da  Naturales.  Es  gordo  y  muy  serio.  No  le  gustan  las  tonterías.  Está  en  la  puerta  del  patio  hablando  con  el  de  Sociales,  un  barbudo  que  nos  trae  locos  con  los  mapas  políticos.
 
—Don  Paco.  Don  Paco,  perdone,  ¿le  puedo  preguntar  una  cosa?
 
Me  muestra  la  palma  de  la  mano  para  pedirme  que  espere  un  momento.  Se  separan  entre  risotadas.  Don  Paco  me  mira.
 
—¿Qué  pasa?
 
—A  ver,  si  yo  quisiera  inventar  una  especie  de  chip  que  almacenara  la  memoria...  pero  no  los  recuerdos,  yo  digo  la  identidad  de  una  persona.
 
Su  cara  es  un  poema.
 
—¿Me  entiende?
 
—No  sé,  hija.  ¿Cuál  es  la  pregunta?
 
—¿Qué  carrera  tengo  que  estudiar  para  inventar  una  cosa  así?»
 
La  sombra  de  los  pinos,  Elisa  Victoria,  Esto  no  es  Berlín,  Madrid,  2018.