lunes, 18 de septiembre de 2017

«CONCHA.—Quisiera  ser como  tú.

PALOMA.—  No  digas  eso.  (Con  fe).  Dentro  de  cada  una  de  nosotras  hay  algo  que  es  muy  fuerte.  Algo,  Concha,  que  si  sabemos  sacarlo  a  flote  nada  ni  nadie  puede  con  ello.  Mira  a  tu  alrededor:  penas,  alegrías;  gente  que  se  alza  y  gente  que  se  hunde.  Pero  siempre  la  vida  en  pie».

La  pechuga  de  la  sardina,  Lauro  Olmo.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

«Te  descubriré  lo  que  tú  puedes  darte  a  ti  mismo  sin  ayuda  de  nadie:  sin  duda,  el  único  sendero  de  una  vida  apacible  discurre  a  través  de  la  virtud».

Sátiras,  Juvenal,  Ediciones  Clásicas,  Madrid,  2001.

Traducción  de  Salvador  Villegas  Guillén.

martes, 5 de septiembre de 2017

«Fue  entonces,  creo,  sí,  fue  entonces,  después  de  aquella  breve  conversación  en  la  cocina,  cuando  comprendí  de  un  modo  práctico  lo  que  seguramente  ya  venía  sospechando  de  un  modo  teórico:  que  los  adultos  eran  niños  también,  que  eran  personas  muy  desamparadas,  que  hacían  frente  a  los  ataques  de  la  realidad,  más  que  como  debían,  como  podían. Y  que  luego  se  las  arreglaban  para  transformar  lo  que  podían  hacer  en  lo  que  debían  hacer.  Los  adultos  estaban  también  llenos  de  pánico,  de  un  pánico  que  quizá  habían  aprendido  a  disimular,  pero  que  una  mirada  como  la  mía  detectaba  sin  problemas  en  la  suya».

«Para  no  mearme  en  la  cama,  continúo  escribiendo  mi  historia  criminal.  Mejor  dicho,  la  escribo,  la  rompo,  y  vuelvo  a  escribirla,  pues  cuando  lleno  un  cuaderno,  lo  destruyo  por  miedo  a  ser  descubierto  y  vuelvo  a  comenzarla  en  otro  que  también  destruiré».

Mi  verdadera  historia,  Juan  José  Millás,  Seix  Barral,  Barcelona,  2017.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Aquí  baix  fins  els  Déus  són  infeliços!

Aquí  abajo  hasta  los  dioses  son  infelices.


Veig  flores  i  pensó  en  tu.

Veo  flores  y  pienso  en  ti.


El  cor  s'esplaia  com  una  cascada.

El  corazón  se  solaza  como  una  cascada.


Valdría  més  callar,
que  tots  calléssim.

Más  valdría  callar,
que  todos  callásemos.


Ara  callaría.
Però  encara  no.

Ahora  callaría.
Pero  todavía no.


Vacances  pagades  /  Vacaciones  pagadas,  Pere  Quart,  Ediciones  del  Mall,  Barcelona,  1985.

Traducción  de  José  Batlló.

martes, 29 de agosto de 2017

Una oveja negra al poder y (III)

  «Llora  cuando  habla  de  su  historia  más  íntima.  También  se  emociona,  hasta  enrojecer  su  mirada,  cuando  se  entera  de  que  el  jardinero  de  la  Embajada  uruguaya  en  España  tiene  guardado  en  el  teléfono  celular  su  discurso  en  la  cumbre  Río+20  y  lo  escucha  cada  vez  que  quiere  sentirse  bien.  "Por  lo  menos  sirvo  para  algo",  dice  con  la  voz  quebrada».

Una  oveja  negra  al  poder.  Pepe  Mujica,  la  política  de  la  gente,  Andrés  Danza  y  Ernesto  Tulbovitz,  Debate,  Barcelona,  2015.

lunes, 28 de agosto de 2017

Una oveja negra al poder (II)

  «El  escritor  uruguayo  Francisco  Paco  Espínola  fue  uno  de  los  maestros  que  más  recuerda.  Fue  su  profesor  cuando  él  era  adolescente  y  destinó  un  año  entero  de  sus  cursos  a  Homero  y  a  Don  Quijote  de  La  Mancha  de  Miguel  de  Cervantes.  Iba  para  adelante  y  para  atrás,  una  y  otra  vez,  con  los  textos  de  ambos  autores.  Todo  lo  que  aprendieron  sus  alumnos  en  un  año  lo  aprendieron  de  esos  ilustres  escritores.  También  tuvo  como  profesor  a  José  Bergamín,  un  refugiado  de  la  Guerra  Civil  Española  y  "uno  de  los  hombres  más  finos"  que  conoció  en  su  vida"».

Una  oveja  negra  al  poder.  Pepe  Mujica,  la  política  de  la  gente,  André  Danza  y  Ernesto  Tulbovitz,  Debate,  Barcelona,  2015.

viernes, 25 de agosto de 2017

Una oveja negra al poder (I)

  «"Aprendimos  en  la  orfandad  de  los  calabozos,  en  todos  estos  años,  con  qué  poco  se  puede  ser  feliz;  si  con  eso  no  lo  lográs,  no  lo  lográs  con  nada"».

  «Tampoco  prestaba  mucha  atención  a  su  vestimenta  en  el  exterior.  Rara  vez  hacía  combinar  el  saco  con  la  camisa  y  el  pantalón.  En  los  ratos  libres  se  ponía  ropa  deportiva  y  así  recibía  a  los  medios.  Más  de  una  vez  mandó  "a  cagar"  a  sus  asesores  que  le  pedían  que  se  cambiara  un  buzo  o  una  camisa.  Cuando  su  amigo  de  la  oposición,  el  Guapo  Larrañaga,  le  pidió  que  por  lo  menos  en  sus  viajes  no  llevara  un  espantoso  saco  a  cuadros  que  había  usado  en  sus  tres  primeros  años  de  gobierno,  Mujica  respondió:  "Agradecé  que  me  lo  pongo"».

Una  oveja  negra  al  poder.  Pepe  Mujica,  la  política  de  la  gente,  Andrés  Danza  y  Ernesto  Tulbovitz,  Debate,  Barcelona,  2015.